Informarnos, jugar, relacionarnos, divertirnos, trabajar, estudiar, comprar, gestionar, comunicarnos, e incluso visitar museos, recibir atención médica o asistir a espectáculos. Muchas de las actividades que hasta hace unos meses hacíamos de manera presencial en mayor o menor grado, ahora las realizamos mayormente a distancia, mientras aumenta la cantidad de horas que dedicamos a otras tareas que veníamos realizando virtualmente, con sistemas digitales. Y esto irá en aumento.

Uno de los grandes desafíos para 2021 es aprender a convivir con las tecnologías. En 2020 hemos vivido una avalancha digital que ha acelerado el proceso de digitalización, por lo que estamos experimentando una transformación sin antecedentes”, le explica a la psicóloga Gabriela Paoli, experta en tecnoadicciones, tecnoestrés y psicología de las nuevas tecnologías.

Estaba previsto que esto sucediera en cinco o diez años, pero la transformación se ha instalado entre nosotros en los últimos meses a consecuencia de la pandemia, según Paoli, quien recomienda “mantener una actitud crítica y proactiva frente a internet”.
Paoli es también autora del libro Salud digital y comparte 21 claves para un 2021 “en el que hagamos y disfrutemos un uso saludable de las redes, los dispositivos y el tiempo delante de las pantallas”.

Paoli (www.gabrielapaoli.com) propone una serie de “frases recortables como recordatorio, para elegir aquellas que nos parezcan más importantes para nuestra vida o que sean más necesarias para mejorar nuestros hábitos”.

Sugiere imprimir o escribir estas frases y colocarlas “como si fueran imanes de nevera o notas adhesivas” en algún lugar bien visible de nuestra casa o lugar de trabajo para tenerlas siempre presentes, “dado que solemos olvidar con facilidad de lo que leemos”.

  1. Viva con sentido: Planifique sus momentos de conexión digital (uso de los dispositivos electrónicos) y de desconexión, cumpliendo con lo previsto. Esto tendrá un gran impacto sobre su vida.
  2. Mantenga una actitud crítica con las redes sociales: No deje que le roben tiempo, alteren su estado de ánimo o perjudiquen su autoestima.
  3. El ocio es igual de necesario que el teletrabajo: Si se desconecta digitalmente cada cierto tiempo logrará mejores resultados, ganará agilidad mental y será más creativo.
  4. Viva conforme a sus valores: Cada persona tiene sus valores: generosidad, productividad, progreso, integridad, lealtad… Son su brújula y, además de guiarlo, pueden ayudarle a realizar cambios beneficiosos.
  5. Evite a toda costa la ‘joroba’ digital: En lugar de estar todo el tiempo inclinado sobre las pantallas, levante la cabeza y mire a su alrededor, al cielo, a los árboles, a la gente… Lo importante sucede en el mundo real.
  6. Aleje los dispositivos de la mesa: El almuerzo y la cena deben ser momentos de desconexión digital y de conexión emocional con la familia.
  7. Utilice internet en su justa medida: La red debe servir para facilitarle la vida, no para alejarlo del mundo real ni de las personas que lo rodean.

Mantenga una actitud crítica con las redes sociales, evitando que le roben tiempo, alteren su estado de ánimo o perjudiquen su autoestima. Recuerde que el ocio es tan necesario como el teletrabajo